Memorias Festivaleras!

Memorias Festivaleras!

Las 24 Horas Una Radio Bien Nuestra!

RADIO DESDE FEDERAL EN LINEA. ESCUCHAR

lunes, 25 de abril de 2016

Crónica de un presagio olvidado.

ESCRIBE FACUNDO ANTONIO DÍAZ "DESDE EL ARISCO MONTIEL ENTRERRIANO"


(Especial Revista Desde Federal) Está feo el tiempo hermano y promete extenderse a lo largo del otoño tras la gris llovizna de éste inolvidable Abril de 2016... Señor mío y Dios mío, ten piedad de nosotros Por acá, mediterráneamente, ya contabilizamos los escalones de1000 mm en la tercera y cuarta semana continua de lluvia... Señor, ten piedad de nosotros. Los montes parecen tener adornos de cristales cuando tímidamente el sol se asoma. Suelos de cristales, maravillosamente abunda el bien mineral más preciado y codiciado por el resto del mundo. 

Agua, bendita agua, hoy es un desastre natural. Campos encharcados, bañados infinitos que se hacen espejos del cielo. En la quietud de la siesta solo se escucha el chapalear del tranco de mi montado marchador y el bramar bravío de las cañadas torrenciales. Los polvaredales se han extinguido. Por los caminos de greda y arcilla un fantasma de llovizna ha convertido la antigua huella en materia prima de vasijas en manos aborígenes. Los senderos se han puesto intransitables, lastimados por tanta agua, cortados por tanta erosión. Barro por doquier. 
En los pasos la corriente inatajable de los arroyos ha moldeado el lomo de las huellas, pantanos se han hecho dueños del lugar queriendo borrar su herida. Solo las maromas de los alambrados han prestado residencia a tanta furia pero el ejército de embalsados y camalotales vencieron su presunta esbelta apariencia, dejando en los alambres caídos la alargada resaca como trofeo de guerra... Parajes de monte adentro y la gente de los puestos de estancias se hallan aislados, sin luz, sin manutención, con prisa y necesidad de residencia a tanto olvido. Por momentos pareciera haberse detenido el tiempo por Montiel... 

 Pero toda esta desolación es leve al comparar de los hermanos costeros que sufren y mucho el avance y la estadía del agua en sus hogares... De repente un soplo de viento sur pareciera disipar las nubes lloviznosas y consigo trae un fresco qué me congela el alma, un frío que atormenta mi razón al pensar en esos pies de gurises descalzos, mojados y sus abuelitos sin ni siquiera una leña, un tizón pa' calentarse, ni una frazada pa' taparse, ni una galleta dura siquiera pa' engañar la panza por un rato... Señor mío y Dios mío, ten piedad de nosotros... Entonces una remembranza brota desde algunos 30 años atrás. 


El decir sentencioso de aquel sacerdote correntino, desde el centro de esa provincia, Mercedes, y ya adelantaba con su poesía, con su canto, lo acontecido hoy día recitando al son de nuestra música chamamecera. Abordando la denuncia, tratando de evitar el desastre, tratando de procurar la toma de conciencia tras la avaricia humana, tratando de impedir tanta desidia de algunos pocos. Tanta tala-raza indiscriminada, tantos montes muertos, tanta selva extinguida, tanta fauna sin hogar, tanta inconsciencia criminal provocada por la "angurria maldita de la plata". Y cuantas voces populares que nos anunciaron prevención. 

Y más cerquita aun, otro hijo de un ingenuo rincón de esta Tierra Santa , tal vez desde hace apenas una década atrás, en cada evento popular convocado, procurando, sin pausa, cantar y contar la misión objetiva de su causa, apelar a la toma de conciencia de nuestro pueblo, defendiendo con el facón de la palabra, proponiendo con el poncho de la patria... Y nada hermano, contra Dios no se puede ni nunca nadie podrá. Estas son las consecuencias de tantos crímenes naturales, advertidos e ignorados... Perdón mi Dios. Señor, ten piedad de nosotros. Ahora a aguantarsela hermano! Dios nos guarde! Un húmedo abrazo desde el arisco Montiel entrerriano. Facundo Antonio Díaz Otoño 2016 Federal - Entre Ríos - Argentina (Revista Dedse Federal)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...